La poderosa Sociedad de Minería, Petroleo y Energía cuyo directorio está presidido por Manuel Fumagalli Drago han emitido una nota de prensa que constituye una amenaza subliminal a las poblaciones andinas del corredor minero del centro-sur del país y un chantaje a las autoridades del gobierno.

Es verdad que existe bloqueo en el corredor minero de Apurímac a Arequipa por mas de cuarenta días, que afecta el tránsito normal del mineral concentrado de cobre que extrae  MMG Las Bambas para su exportación por el puerto de Matarani.

Pero, aparecen los dueños de la mina como víctimas de la Comunidad Campesina de Fuerabamba (ubicada en el distrito de Challhuahuacho, provincia de Cotabambas, Región Apurimac) sin explicar que usan sus tierras sobre una vía para el traslado del mineral concentrado  e incumplen con el pago correspondiente a la comunidad, lo que ha motivado que la comunidad recupere sus tierras para realizar sus acostumbrados cultivos.

“Paz Social y Estado de Derecho no son excluyentes” señalan  y llaman a “las autoridades a tomar las medidas que les faculta la Constitución Política y las leyes” y los medios de comunicación pro empresariales repiten literalmente la nota de prensa de la SNMPE, es decir hablan de las consecuencias y aceptan que los “culpables” serían los campesinos, pero no buscan las causas para explicar un conflicto en su dimensión objetiva y verdadera, social y cultural.
Al ser consultado el secretario general de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP) Gerónimo López, expresó su solidaridad con los campesinos y sus deseos de una solución efectiva sobre la base del diálogo de las partes sobre estos temas que afectan a las comunidades andinas y se resuelvan otras denuncias como es el caso de la contaminación de pastos y aguas en Bambamarca así como se ha comprobado en escolares en Pasco y Moquegua, señaló.